Quizás lleves tiempo dándole vueltas a tu viaje soñado pero nunca logras que coincidan tus fechas con las de tus amigos. O quizás a ellos no les hace tanta ilusión como a ti. O a lo mejor estás abierto a otras propuestas pero parece imposible que os pongáis de acuerdo con el destino.

Si sigues así probablemente pasen años hasta que lo consigas. Si es que lo logras. O tomas cartas en el asunto o llegará un momento en que será demasiado tarde.

¿Te has planteado alguna vez viajar solo?

Puede que si no te lo hayas planteado tu primera respuesta a esta pregunta sea “No, no quiero viajar solo porque me acabaré aburriendo o sintiéndome demasiado solo”. Si lo piensas, sigue leyendo.

En este artículo quiero darte algunas claves que podrás usar para vencer tus reticencias a viajar solo y copadas consejos para que te sea más fácil conocer gente nueva mientras lo haces. Y no sólo te servirán para tus viajes, sino que también los podrás aplicar mañana mismo en tu día a día.

Al final, espero que descubras que viajar solo es como subirse a una montaña rusa: la primera vez acojona, pero una vez lo has hecho, no dejarías de repetirlo.

¿A qué le tienes miedo realmente?

Probablemente no te hayas lanzado todavía a viajar solo por varios miedos:

1. Miedo al qué dirán

Uno de las principales barreras suele ser la imagen que daremos a la gente que nos conoce: tenemos la idea que viajar solo es sinónimo de derrota y de fracaso personal.

Si crees que la sociedad margina a los que han decidido viajar, vivir, o emprender solos, utiliza tu empatía y ponte en la piel de la gente que te rodea.

¿Qué pensarías tú si llevaras años soñando con viajar a la pero incapaz de encontrar acompañante, y un día te enteras de que un conocido tuyo ha ido solo, ha conocido un montón de amigos allí y ya está ahorrando para volver el año que viene? ¿Sentirías pena por él o por el contrario cierta envidia?

Como me imagino tu respuesta tan sólo puedo recordarte que una cosa es lo que la gente dice, y la otra lo que piensa. Así funciona la presión social. Si viajas solo, mucha gente admirará tu coraje y envidiará tu libertad. Aunque digan lo contrario.

2. Miedo a que te pase algo malo

Aquellos momentos en los que vas a estar solo de verdad son en realidad los más seguros: en la tranquilidad de tu habitación, en el asiento del tren o en la espera en un aeropuerto. En el resto de ocasiones, yendo con ciertas precauciones no tendrás ninguna dificultad distinta a la que tendrías en la ciudad o pueblo donde vives.

Piénsalo bien: cuando sales de tu hogar para ir a algún sitio, ¿sueles tener algún problema? Imagínate ahora que en lugar de ser tú, eres de otro país y te diriges al mismo sitio por exactamente el mismo camino. ¿Te encontrarías con algún contratiempo nuevo por el hecho de ser extranjero?

Claro que no. Los otros países no son necesariamente más peligrosos. Viajar solo por España es igual de peligroso que viajar solo por otro país. Si te informas de antemano y evitas los sitios complicados no deberías tener ningún problema. De hecho, si comparo mi ciudad con la seguridad que he experimentado viajando a ciertos lugares de Asia debería darme miedo hasta ir a comprar el pan.

El miedo a que te pase algo malo es un miedo imaginario que habitualmente no se fundamenta en tus experiencias anteriores, sino en tus creencias. En realidad, lo que te preocupa no es la posibilidad de que te pase algo malo. Simplemente, crees que eres incapaz de estar solo.

3. Miedo a no saber apañártelas

Las personas tenemos la costumbre de autocastigarnos mucho y premiarnos poco. Cuando nos toca salir de nuestra zona de confort sólo vemos problemas y catástrofes en lugar de oportunidades y desafíos. Per la verdad es que, una vez fuera de esa zona, la gente se espabila mucho más de lo que crees. Y eso te incluye a ti. El ser humano busca inconscientemente recursos de todos lados, y si no que se lo pregunten a las personas que sobreviven dos semanas atrapadas entre los escombros de un terremoto.

Te propongo un ejercicio: piensa un momento en las cosas buenas o interesantes que has experimentado en tu vida como un nuevo trabajo, una cita con la persona que te gustaba, el nacimiento de un hijo o la creación de tu propia empresa. ¿Estabas nervioso?

Las cosas buenas siempre van acompañadas de miedo porque existe la posibilidad de fracasar, y el cuerpo usa ese miedo para darnos la energía necesaria para prevenir los fracasos. El temor al fracaso es lo que da a la gente la motivación necesaria para evitarlo.

Esa misma energía te dará las fuerzas para hacerte entender con los lugareños aunque no hables su idioma o para encontrar un albergue a las 3 de la madrugada. Y si no lo consigues, recuerda que hoy en día no es como hace cuarenta años: en casi cualquier sitio encontrarás a alguien que hable un poco de inglés, un policía que pueda ayudarte o un lugar con Internet para comunicarte.

Tú no puedes decidir si te pones nervioso o no, pero sí como usas la energía que te proporcionan los nervios. Utilízala para seguir en movimiento.

4. Miedo a sentirte solo

vacaciones para singles

Quiero que te quede clara una cosa: no es lo mismo sentirse solo que estar solo.

Si te plantaras en medio de una ciudad y todo el mundo a tu alrededor estuviera en pareja o en grupo, tendrías motivos reales para sentirte solo. Pero evidentemente nunca es así, por lo que dejarás la sensación de soledad atrás en el momento en que salgas por la mañana del lugar donde te hospedes.

Viajar en pareja o en grupo puede ser mucho más solitario que viajar por tu cuenta. Prácticamente te ata a tener que relacionarte continuamente con tus compañeros para que no parezca que los dejas de lado. En esa situación es perfectamente posible regresar de tu viaje sin haber conocido a nadie.

Pero lo que mucha gente no se imagina es que, a pesar de que empiezan solos, pocas veces van a estar así. Cuando te encuentres solo, pongamos que en medio de Bangkok, te descubrirás a ti mismo absorbiéndolo todo de tu entorno, con la necesidad de hablar con la gente, de socializar y de comunicarte. Por muy introvertido que seas.

Seguro que hay cosas que odias hacer solo, como por ejemplo cenar o ir al cine, y otras que no te generan ansiedad o que incluso te gustan, como pasear o visitar museos. La clave está en que intentes hacer más cosas de la segunda categoría que de la primera, así notarás menos la soledad.

Como el miedo a sentirte solo es el único de los cuatro que considero que tiene fundamentos reales y no imaginarios, vamos a ver algunas maneras de hacer amigos en tu viaje.

Cómo conocer gente viajando solo

En primer lugar voy a romper un mito: conocer gente estando solo, sobretodo si es en el extranjero, es mucho más fácil que estando acompañado. Y no precisamente gracias a ti, sino a las personas alrededor tuyo.

En realidad, es tan fácil conocer gente viajando solo que a menudo me he descubierto a mí mismo intentando huir de los demás 😉

Nota de Ángel: Esto es completamente cierto. Es tan fácil conocer gente en un albergue que los días que tenía que escribir un post me veía obligado a “huir” a alguna cafetería cercana para no liarme.

Por qué la gente querrá conocerte

Seguramente tu madre, como la mía, te decía que nunca hablaras con extraños. Tengo que decirte que ciertos dichos populares como éste, aunque tengan una buena intención, han hecho bastante daño al desarrollo social de muchas personas.

Quizás inconscientemente creas que si te acercas a hablar con un desconocido le molestarás, cuando la realidad es justamente la contraria. Aunque puede ser que alguien no quiera hablar contigo porque ha tenido un mal día, me jugaría contigo una cena a que difícilmente le molestarás por dos motivos:

Sin embargo, a la gente le suele dar reparo acercarse a un desconocido. La mayoría de consejos que encontrarás dicen que empieces con un comentarios sobre el tiempo o preguntando una dirección. Yo estoy radicalmente en desacuerdo: la gente se dará cuenta que estabas ocultando tus intenciones reales y te costará más llevar la conversación donde realmente quieres. Además, ser honesto al inicio de cualquier encuentro puede condicionar mucho los valores en que se basará esa relación.

Si eres un poco tímido te propongo una forma para acometer con éxito casi cualquier situación social y otra para deshacerte de la vergüenza.

La forma casi infalible para iniciar conversaciones

El gran problema de la comunicación humana es nuestra imaginación. Lo que ocurre desde que recibes una información hasta que actúas es lo siguiente:

solteros viajeros

Con la información que recoges tu mente creará de forma inconsciente una historia, la cual te provocará unos sentimientos. Y según estas emociones, actuarás de una forma u otra.

Cuando el primer paso falla y no damos la información necesaria, el proceso en nuestro interlocutor no se interrumpe. Inmediatamente se inventará una historia basada en los escasos datos de que disponga y en sus experiencias pasadas, y debo decirte que quizás no te guste lo que se imagine.

Te pondré un ejemplo. Supón que es de noche, estás andando por un callejón oscuro cuando de repente oyes un sonoro “¡Eh!” y el estruendo de unos pasos apresurados detrás tuyo. Te giras y ves un hombre corpulento y rapado corriendo hacia ti. ¿Qué piensas?

Como tienes muy poca información (un hombre corre hacia ti) tu mente utiliza tus conocimientos y experiencias para crear una historia en centésimas de segundo: ¡seguramente ese hombre corre porque quiere asaltarte! Esa historia te provoca una emoción: miedo. Y en función de ese miedo actuarás de una forma u otra: corriendo, preparándote para pelear o paralizándote.

Imagínate que decides hacerle frente y el hombre te alcanza. Mientras se te erizan los pelos de la nuca y te preparas para lo peor, de repente alarga la mano y, mostrándote tu cartera, te dice: “Creo que antes se te ha caído esto”.

Pues eso exactamente me pasó a mí. Te he puesto un ejemplo muy extremo pero la idea es que con la poca información disponible mi imaginación se montó una película. Y eso es lo que pasa cuando te acercas a alguien con un simple “Hola, ¿me puedo sentar contigo?” Dejas tantos cabos sueltos que esa persona puede terminar imaginándose cualquier cosa de ti. Cosas como que le quieres pedir dinero, que eres un lunático o que no tienes amigos.

Por eso la clave está en dar toda la información necesaria desde el principio. Así no dejarás margen a su imaginación para que se invente los motivos por los que estás intentando conocerle y te rechace. Esto se consigue dando un qué, un por qué y un para qué.

De hecho, esta forma de empezar una interacción es tan efectiva que la suelo utilizar en los talleres de habilidades sociales para que los alumnos consigan sentarse con grupos de desconocidos que están tomando algo en la mesa de un pub. Viene a ir más o menos así:

“Disculpad, resulta que hoy estamos muy sociables pero también un poco cansados de hablar el uno con el otro, así que se nos ha ocurrido que nos podríamos sentar con vosotros 5 minutos a veer si nos caemos bien, ¿os parece buena idea?”

¿La propuesta tiene un qué? Sí, sentarnos con vosotros.

¿La propuesta tiene un por qué? Sí, porque estamos sociables.

¿La propuesta tiene un para qué? Sí, para ver si nos caemos bien.

Con esta estructura, la tasa de éxito ronda el 95%. Poquísima gente dice que no. ¡Me alucina incluso a mí!

Cuando viajes solo puedes aplicar lo mismo. Tan sólo se trata de ser honesto y no dejar huecos de información en tu mensaje. Por ejemplo:

Hola, es la primera vez que viajo por mi cuenta y he visto que nadie te está acompañando, así que me preguntaba si tú también viajas solo y si te importa que me siente un rato contigo para hacernos compañía

Dicho así es muy, muy difícil de rechazar. Compruébalo 😉

Cómo deshacerte de los nervios

De todas formas es normal que si no eres una persona muy extrovertida te pongas algo nervioso o te bloquees antes de acercarte a un desconocido. Para ayudarte a vencer ese nerviosismo te voy a dar dos herramientas.

La primera la inventó un sociólogo amigo mío y me parece fantástica. Si justificas lo que estás haciendo antes de que te lo pregunte la otra persona, evitarás parecer un tipo raro y te quitarás de un plumazo los nervios de encima:

“Ya sé que no es habitual intentar conocer a alguien en la sala de desayunos, pero a veces uno se alegra de no haber hecho las cosas como las hace la mayoría. Soy Pau.”

Con el “Ya sé que no es habitual” reconoces que te estás saltando la norma social y legitima lo que estás haciendo. Te aseguro que funciona a las mil maravillas.

Otro error que comete mucha gente es intentar ocultar sus nervios. Nuestro ego nos impide mostrar señales de flaqueza y además las películas nos venden que debemos ser extrovertidos, ingeniosos y hasta guapos. Sin embargo, ese esfuerzo en ocultar que estás inquieto es precisamente lo que te pone todavía más nervioso. Y la otra persona probablemente se dé cuenta.

Te propongo un golpe de efecto: di que estás nervioso. De esta forma consigues matar no 2, sino 3 pájaros de un tiro:

  1. Demuestras honestidad de nuevo. Y eso transmite muchísima confianza a tu interlocutor.
  2. Ya no tienes que preocuparte en aparentar tranquilidad. Puedes relajarte y ponerte tan nervioso como quieras.
  3. Justificarás inmediatamente cualquier error de comunicación que cometas. Siempre parecerá causado por tus nervios.

“Hola, estoy un poco nervioso porque en realidad soy muy introvertido, pero estoy viajando solo y si tienes tiempo querría sentarme contigo para que me explicaras qué cosas debo visitar en esta ciudad.”

Lo que no puedas ocultar, hazlo evidente. Y en cualquier caso no temas: lo peor que te puede pasar es que no vuelvas a ver a esa persona nunca más. Y lo mejor, que ganes un nuevo amigo.

Dónde conocer gente cuando viajas por tu cuenta

Las veces que he viajado solo (suelo viajar mucho por trabajo y al terminar me gusta quedarme un tiempo más en el lugar) en pocas ocasiones he estado más de un par de días sin compañía. Eso es debido a que es posible conocer gente en prácticamente cualquier sitio.

Conoce gente que viaja sola

Conocer gente que también viaja sola es una forma de pasar un día más divertido, de que te lleven a sitios que no conocías o de que te presenten a sus amigos del lugar. Aquí tienes unas cuantas formas de hacerlo:

Conoce gente del lugar

viajar sola

Lógicamente encontrarás gente del lugar por todos lados. Por eso mi recomendación es que cuando algo despierte tu curiosidad no dudes ni un segundo en preguntarle a la persona que tengas más cerca. Cuanto menos te lo pienses, antes lo harás.

Hay infinitos sitios donde conocer gente local, si quieres asegurarte el tiro prueba lo siguiente:

Un comentario para las chicas

Aunque todo lo comentado es tan válido para las chicas como para los chicos, si eres mujer descubrirás que a menudo viajar sola tiene una paradoja: aunque os suele dar más respeto, en la mayoría de casos la gente del lugar te tratará mejor y se preocupará más por ti al entender (correcta o incorrectamente) que eres más vulnerable. Con ciertas precauciones, viajar sola puede resultar más fácil para una chica que para un chico.

Además existen webs dedicadas exclusivamente a las mujeres como, donde chicas que viajan solas pueden quedar con otras del lugar para comer o realizar otras actividades. Meetup también tiene grupos destinados a chicas que viajan por su cuenta.

Una experiencia que deja huella

Viajar solo por primera vez puede atemorizar un poco, pero la mayoría de gente que hace su primer viaje sin compañía describe la experiencia como algo casi místico. La sensación de victoria y autosatisfacción después de terminar un viaje solo es incomparable. Y al estar tanto tiempo contigo mismo aprendes mucho de ti. Desde luego debería ser obligatorio en cualquier programa de desarrollo personal.

Y por último déjame recordarte que viajando solo conocerás tanta gente distinta que también será más fácil que acabes teniendo algún romance 😉 Y aunque el motivo del viaje es otro, quizás la historia acabe como en este anuncio del Sr. Google:

Viajar solo es la cosa más estúpida y provechosa que podrás hacer jamás.

###

¿Has viajado solo alguna vez o tienes previsto hacerlo? ¿Cómo fue la experiencia y qué es lo que más te sorprendió? ¿Tienes algún otro consejo para conocer gente en este tipo de viajes?



Related News


Ver fotos de peinados
Fotos de la habana cuba 2018
Editar fotos de revistas
Fotos salon espacio fundidora