por TERESA GUERRERO | Enviada especial a Londres

El 1 de septiembre de 1985 los oceanógrafos Robert Ballard y Jean-Louis Michel localizaron los restos del Titanic. Se encontraban a 3.800 metros de profundidad, en las frías aguas del Atlántico Norte. Gracias al robot submarino 'Argo' lograron tomar las primeras fotografías de la zona del naufragio y mostrar al mundo el 'cadáver' del transatlántico que se había convertido en una leyenda.
La búsqueda del Titanic fue, en realidad, una tapadera para una misión secreta del Gobierno de EEUU durante la Guerra Fría. El Ejército intentaba encontrar dos de sus submarinos nucleares, que se habían hundido en el Atlántico Norte: «No queríamos que los rusos supieran dónde estaban las armas, así que necesitábamos una historia. Y dijimos que estábamos buscando el Titanic, pues se pensaba que estaba cerca», explica Robert Ballard durante una entrevista con ELMUNDO.es. Una vez concluida la misión militar, Ballard, que también sirvió en el Ejército estadounidense, dispuso de 12 días para encontrar el barco. Sólo necesitó nueve.
A bordo del Atlantis II, Ballard regresó a la zona el 12 de julio de 1986. En esta ocasión visitó los restos del barco en el sumergible 'Alvin'. Los descubridores del Titanic tuvieron que tomar una decisión ¿Qué hacer con los restos del barco? ¿Debían sacarlos a la superficie o conservarlos bajo el agua, como si de un yacimiento arqueológico se tratara? Los oceanógrafos optaron por la segunda opción como muestra de respeto a los fallecidos, pues como subraya Ballard, «se trataba de su tumba». Así que regresaron sin coger ninguna pieza, perdiendo así los derechos sobre los restos del barco. En los años siguientes varias empresas comenzaron a recuperar fotos del barco titanic hundido objetos del Titanic. Algunos se exhiben en exposiciones y muchos otros han sido vendidos a particulares en subastas.
El oceanógrafo estadounidense, que a lo largo de 52 años ha realizado más de 130 expediciones submarinas, confiesa sentirse cansado del Titanic: «Realmente me encantaría encontrar una nave espacial para no tener que volver a hablar de él». Y es que, aunque a lo largo de su carrrera Ballard ha realizado importantes descubrimientos en biología y ha encontrado naves emblemáticas, como el Bismarck, el Lusitania o el Britannia, todos sus hallazgos parecen eclipsados por el Titanic.
«A veces la gente me pregunta cuál va a ser mi siguiente gran descubrimiento. Y yo les respondo que no lo sé. Me gustaría encontrar cosas que sorprendan a la gente, realizar hallazgos que cambien su vida y que queden reflejados en los libros, como cuando descubrí chimeneas geotermales y nuevas formas de vida. Lo que me gusta es bajar y ver lo que hay. Y después, ya se verá si  tiene consecuencias arqueológicas, biológicas o geológicas».
Ballard, que ya soñaba de pequeño con convertirse en el capitán Nemo, el protagonista de '20.000 leguas de viaje submarino', se considera «una criatura curiosa que permanentemente se hace preguntas». Para animar a los jóvenes a dedicarse a la exploración, fundó el proyecto Jason. «Siempre les digo a los chicos que sigan su pasión, no la de sus padres o las de sus profesores. Yo he seguido la mía y he tenido que hacer frente a muchos fracasos antes de tener éxito».

El documental 'Salvar al Titanic' se emitirá en National Geographic Channel el 12 de abril a las 22.35 h.



Related News


Hotel tukan playa del carmen fotos
Fotos de lisboa portugal
Fotos de zharick leon hot
Fotos del mar del plata
Fotos de flores mais lindas
Diario de una pasion fotos