Закрыть ... [X]
Закрыть ... [X]

Parral.- Tras cinco años de la catástrofe del 2008, el canal del arroyo de El Alamillo no ha sido puesto a prueba para lo que fue construido; las lluvias no han llenado al cauce, apenas ha alcanzado a superar el 50%. Hoy, luce sucio, con tierra, hierba crecida y escombro. La herida que dejaron las bravías aguas aun no cicatriza, varias viviendas no se lograron reparar por falta de recursos y otras apenas inician el proceso.

"Los apoyos de los gobiernos fueron insuficientes, un crédito blando para remodelación se quedó en el tintero, el proyecto del canal se concluyó en base a lo acordado, no sabemos sí funcionará con otra creciente, pero sí nos garantiza que nadie va a volver a construir sobre el cauce".

Hoy hace 5 años la ciudad despertó inmersa entre la destrucción y la tristeza. La capital del mundo amaneció parcialmente devastada y en las zonas más afectadas, peritos forenses recogieron osamentas sepultadas entre los escombros, las cuales fueron arrastradas desde el Panteón Municipal.

La tragedia cobró la vida de cuatro personas. La inundación destruyó 544 viviendas, dejó 1,547 damnificados, atrapados 66 vehículos, devastó parte del viejo panteón de Dolores; el cauce cargó con dos mil tumbas que desparramaron los cadáveres en las inmediaciones.

De acuerdo a la licenciada Olga Santiesteban Payán, Gobierno del Estado a través de la Junta Central de Aguas acordaron construir el canal de El Alamillo para evitar otra inundación con las crecientes del arroyo.

"Gobierno cumplió con lo acordado, se dijo que el canal empezaría a la altura del Hotel Villa Cariño y concluiría en la colonia Talleres, a la altura de El Molino, y es como está actualmente. Se propuso como proyecto a futuro que se colocara una maya, pero sólo fue una propuesta y se dejó la preparación, sin que se haya aterrizado".

El canal no ha enfrentado la prueba para la que fue construido, el agua corre de manera impresionante, pero sólo ha acumulado el agua de las lluvias, opiniones y versiones hay muchas. El agua nunca ha superado la altura del canal".

Con esta versión coincide Lorenzo Humberto Villezcas, quien cada vez que llueve sale al patio de su casa a ver cómo corre el agua por el canal. "Cada vez que está lloviendo fuerte salgo a ver el canal, se queda uno con la idea y en estas últimas lluvias, el día que estuvo más fuerte le faltó como un metro para llenarse. Sí alcanzó más del 50%, es la única vez que yo he visto que se llene así, en las otras va más abajo".

Lorenzo Humberto fue uno de los damnificados de la catástrofe. Embravecidas aguas le quitaron su casa, el patrimonio de su familia. Sin embargo, gracias al apoyo de Fechac se vio beneficiado con una de las viviendas que entregó el empresariado chihuahuense y con apoyo de Gobierno del Estado, logró reconstruir parte de la finca dañada.

La catástrofe ocasionó que se desplomara la plusvalía en la colonia Del Parque. De acuerdo a la licenciada Santiesteban, "antes de la inundación el metro cuadrado valía 1,750 pesos, hoy no llega a ,200. Los vecinos no han podido realizar sus terrenos, hay personas que han intentado vender toda la casa y no lo han logrado.

Los apoyos fluyeron de diferentes partes de la República y a nivel internacional, instancias de gobierno también apoyaron. Hubo material de construcción y vales para muebles. Se instalaron albergues para más de 200 familias.

¿Hubo acuerdos que no se cumplieron?

Más bien hubo propuestas que se quedaron en el tintero, nosotros buscamos a través del Instituto de la Vivienda del Estado de Chihuahua créditos blandos para la remodelación de las viviendas y no lo conseguimos. Rl gobierno federal a través del FONDEN, valoró los daños de las casas y entregó apoyos económicos de 11 mil a 45 mil pesos, con eso no levantas ni las bardas, por eso buscamos un crédito a través del IVI y no se logró. No se contó con los recursos para reparar las viviendas. Hay familias que aún no pueden rehabilitar su finca y sólo basta dar un recorrido por El Alamillo para ver las casas abandonadas. El apoyo fue insuficiente".

¿Se mantiene el miedo por el recuerdo y el riesgo de otra creciente?

Las lluvias atípicas son naturales y no sabemos cuándo van a llegar, la verdad es que el arroyo de El Alamillo no se ha vuelto a formar. No hay represas que pongan en riesgo otra creciente, la presa de los Shaar está destruida y ensolvada al límite, hay otros presones cauce arriba, pero no representan ningún riesgo.

Recorrido

Para conocer las condiciones en que se encuentra actualmente El Alamillo se dio un recorrido por todo el cauce y en lo alto, a un costado del Drive Inn "K2", el canal luce sucio. Con mucha tierra y hierba crecida. Más adelante, a la altura de la colonia Las Fuentes hay escombro de una barda que se cayó a espaldas del campo de futbol rápido y que no ha sido retirado.

A la altura del Panteón Municipal hay piedras y basura, donde el canal cruza con el canalito de El Alamillito, el estancamiento de agua es evidente, según la licenciada Santisteban, el canal se entregó al municipio y éste, es el encargado de darle mantenimiento; sin embargo, esto parece no interesarles.

A la altura de la Granja Shaar el arroyo de El Alamillo está completamente seco, el presón que acumuló las embravecidas aguas que reclamaron su cauce el 29 y 30 de agosto del 2008 luce desolado y con evidente muestra de destrucción, el agua ya no corre...

La catástrofe

La imponente lluvia dejó caer su furia. Fueron tres "culebras" las que ocurrieron en dos días (29 y 30 de agosto) en el cerro de "El Sombrero". Se le nombra "culebra" a un gran chorro de agua que cae en un sólo lugar, después del impacto de aire frío y caliente, el choque de nubes que provocan humedad.

En este caso fueron 140 milímetros y luego 210 milímetros para un total de 350 en tan sólo dos días, siendo que la media en Parral es de 380 mm en años de buena lluvia... Este 2013 las precipitaciones pluviales han acumulado 464 mm desde enero a la fecha; es decir, en sólo dos días llovió el 75% de enero a la fecha.

Estas precipitaciones extraordinarias provocaron un cauce donde cayeron de 5 metros de profundidad, 2 metros de ancho y 1.5 kilómetros de largo que se desplazó desde la parte alta del cerro, bajando con gran furia y arrastrando tierra, piedras y todo a su paso.

Se llevaron lo que quedaba de "cortina" en los presones y ampliando sus cauces acostumbrados, en algunos casos en 4 y hasta 6 veces más su tamaño; es decir, desde 2 metros y hasta 12 metros de ancho debido a la cantidad de agua.

Los presones eran unas tinajas naturales que se formaban en el cañón y cuando el arroyo bajaba violento, éstas servían de retención. Surgió la idea de construir presones para prevenir inundaciones en una naciente población, siendo propietarios de esos predios en aquella época gente de nacionalidad española.

El tiempo sigue su curso. La ciudad sufrió su cuarta inundación en la historia. Para los afectados fue la peor. Pero también quedó como ejemplo de solidaridad y hermandad en la que las manos se unieron pese a las diferencias de estatus social. Parral sigue saliendo adelante por la fortaleza de su gente...





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related News


Presentacion de fotos con musica gratis
Fotos de la familia hank rhon
Fotos de bebes gemelos recien nacidos
Fotos de nancy iriarte diaz
Fotos de la central de abastos iztapalapa