Закрыть ... [X]
Закрыть ... [X]

enviar Nutrición, organización y productividad en el hogar

13 julio, 2011 by

Aun corriendo el riesgo de ser pesada, todavía voy a insistir algo más sobre las modernas ollas superrápidas que muchos no dominan o no usan correctamente dada la cantidad de correos que sigo recibiendo al respecto.
Todas las de calidad tienen sofisticadísimos sistemas de seguridad, 3 por si alguno fallase, para que no haya nunca el mínimo riesgo de que exploten, algo que en alguna marca barata sucedía hace años.

1.  El primer sistema de seguridad que empezará a funcionar será el escape de bastante vapor de agua por la válvula o regulador de presión y que nos estará diciendo que la presión en el interior de la olla es excesiva, y por tanto la temperatura.
Así que el primer punto a tener en cuenta es que la olla no debe hacer nunca ningún “ruido”, ni antes de alcanzar las dos rayitas, lo que nos indicaría que está mal cerrada, ni durante el proceso de cocinado.
Además, si la usáis mal, con exceso de presión, de tiempo y de agua creyendo que “total da igual” estaréis tirando a la basura las buenas propiedades de vuestra olla, y la cocción resultante será tan mala como las que se suelen hacer a diario, en cacerolas destapadas, llenas de agua y en tiempos larguísimos…

2.  Los tiempos indicados y las cantidades de líquido a añadir que os pongo en las recetas correspon­den a un uso correcto de la olla, es decir, a mantener durante toda la cocción las 2 rayitas de la válvula o indicador de presión bien visibles, sin que sobresalgan y sin que se oculten.
Si por cualquier circunstancia estos 2 anillos se sobrepasaran, inmediatamente tendríamos escape de vapor por la válvula y habría que retirar la olla momentáneamente del fuego.

3.  Si una de las rayitas desparece de nuestra vista y
se oculta, la presión y la temperatura descenderán y habrá que subir inmediatamente el fuego para que vuelvan a aparecer lo más rápidamente posible, ya que los tiempos de cocción pueden verse afectados.

4.  Cuando la olla empieza a calentarse el fuego debe estar al máximo para que toda ella y los alimentos que se encuentran en su interior se calienten lo antes posible, se consiga la presión adecuada y la válvula o regulador de presión suba rápidamente hasta sus 2 rayitas.

5.  Cuando la válvula empieza a subir hay que vigilar la olla, sobre todo al principio, hasta que la conozcáis. Si la fuente de calor es el gas, como éste responde inmediatamente, podéis esperar hasta que aparezca la segunda rayita de la válvula y entonces bajar el fuego.
Si la fuente de calor es una placa de vitrocerámica, ya sabéis que la electricidad no “obedece” enseguida sino que tiene un efecto retardado, y para que las 2 rayitas no se disparen deberéis empezar a bajar el calor antes de que aparezca la segunda.
¿Cuánto? Pues dependerá del tipo de calor y de lo que haya en el interior de la olla. A veces durante toda la cocción el fuego puede estar en el mínimo y, otras veces si la cocción es muy larga y la olla está muy llena os hará falta mantener el fuego en el 5, en el 4, en el 3… En cuanto uséis vuestra olla un par de veces, siempre correctamente, le cogeréis el truco y ya lo repetiréis casi con los ojos cerrados.

6.  Nunca deberá enfriarse la olla artificialmente
aunque el fabricante dé esa posibilidad, porque en los tiempos que aconsejo se tiene siempre en cuenta los minutos que tarda la válvula en bajar, y durante ese tiempo los alimentos se siguen cocinando siendo además considerable el ahorro de energía.
Este cambio brusco de temperatura ni siquiera es bueno para el magnífico material con el que están fabricadas que a la larga se resentiría. A alguno ya os ha pasado y me lo habéis contado.

7.  Cuando tengáis que retirar la goma de la tapa porque a lo mejor estaba mal tapada y está perdiendo agua, nunca la retiréis en caliente. En ese momento la goma está dilatada y para que os dure más y en perfecto estado retirarla siempre en frío, es decir que si está caliente habrá que pasar agua fría por toda la tapa para que toda ella, goma incluida, se enfríen.

8.  Cuando la vayáis a fregar, y os aconsejo que sea a mano, usar para el interior un estropajo fuerte, de los verdes, para eliminar completamente todo lo que se haya podido pegar durante el cocinado. Tiene que quedar como nueva y no se araña ni se pega después, siempre que no uséis un detergente abrasivo, tan solo un detergente líquido normal.
Si el fondo difusor estuviera manchado también por su parte exterior, algo que podéis evitar si trabajáis con limpieza y con cuidado, frotarlo de la misma manera.
Sin embargo el exterior de la olla debe fregarse suavemente para no dañar su pulido tan bonito y porque tampoco debería estar manchado.

Muchos os preguntaréis, como yo me lo he preguntado durante muchos años sin entenderlo, por qué todo esto y mucho más no viene en los libros de instrucciones… ¿? Ahora que ya lo sé sería muy largo de explicároslo, aunque sigue siendo incomprensible.
Yo he salido beneficiada porque se han hecho 51 reediciones de los numerosos libros que he escrito utilizando siempre este magnífico método de cocinado.

Relacionado

Filed Under: Tagged With:,,,,,,,,,,

Bizcocho de chocolate y yogur en cualquier microondas sencillo
Introduce tu correo electrónico y recibe gratis las entradas del blog cada semana.

Solo recibirás mis publicaciones y nunca publicidad

Como la mayoría de webs, usamos cookies. Si continúas navegando entenderemos que estás de acuerdo. También puedes leer nuestra Política de privacidad.





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related News


Putas desnudas fotos gratis
Villa dolores cordoba fotos
Fotos del toreo de cuatro caminos
Fotos de sasuke y sakura
Fotos de chris hemsworth sin camisa